Ariel padece parálisis cerebral, hoy tiene 20 años y acumula más de 100 maratones en su haber. Esta historia explica por qué tanto Luis Fernández como su mujer Mónica Noguera decidieron crear, el 14 de octubre de 2010, la Fundación para el Atletismo Asistido, que actualmente cuenta con nueve personas con distintos tipos de discapacidad (parálisis cerebral, distrofia muscular, espina bífida o gente que ha sufrido un accidente y está en silla de ruedas) y con 40 voluntarios que participan de las carreras acompañando a los chicos, que van desde los siete hasta los 46 años.

“A Ariel le encantó la sensación del movimiento. Nos dimos cuenta de que era algo que le interesaba mucho. Empezó a calmar la ansiedad y notamos cambios en su conducta y en la forma de socializarse”, explicó Luis Fernández, fundador y encargado de la parte deportiva.

Lo mismo les ocurrió a los otros ocho chicos que participan de las carreras. “Lo que logramos con esto es que ellos tengan un lugar de pertenencia. Cuando ven nuestros gazebos en las carreras, saben que es su lugar. Y esta es la manera de que no estén ligados únicamente a una terapia. Siempre tuvieron como actividad pasiva ir a ver sus hermanos a realizar deportes y hoy es al revés: la familia los viene a ver a ellos. Toman un protagonismo que antes no tenían”, agregó Luis, mientras que explicó además que los chicos “saben que tienen que cumplir con todo lo que es el formato de una carrera: levantarse temprano, estar preparados y toda la predisposición que tiene un atleta común”.

Luis definió en pocas palabras lo que significa esta actividad: “Lo que queremos es que el deporte sea una herramienta de inclusión. Nosotros vamos mucho más allá de empujar una silla de ruedas”.

“Rodando por el país”

Así se llama el proyecto que tiene esta fundación para recorrer cada rincón del país, donde “prácticamente el atletismo asistido es totalmente desconocido”. En Buenos Aires, este grupo de chicos participa anualmente de los 42 kilómetros, mientras que el último fin de semana largo de diciembre estuvieron en Miramar en la carrera Running Trip.

Para que los chicos puedan participar sin inconvenientes, la fundación posee sillas de ruedas especiales.

Voluntarios

Son apróximadamente 40 los voluntarios que participan en esta fundación y que ayudan a los chicos a formar parte de las carreras. Como- Luis y Mónica no dejan ningún detalle librado al azar, los voluntarios están entrenados y realizan un curso de capacitación dos veces por mes que se emite a través de Internet con gente de la fundación y profesionales.

Además, cuenta Luis, “los martes tenemos un programa de radio online que se llama Sumemos y que trata de esta temática”.

FUENTE: Crónica