Lo que sí advierte, por lo menos el que escribe, es la movilidad del mandatario que va de un lado a otro. Primero se fue a Mendoza, después a Córdoba. Recorre todo. Ahora está volviendo a Olivos. Mañana retoma la agenda en la Casa Rosada. Por el momento tiene una tarea: recorrer todo el conurbano. Acude a algunos actos y piensa dejar su huella oratoria. En estos días de viajes rápidos, siguió mostrando su brote contra la oposición y, en especial, con Sergio Massa. El jefe del Frente Renovador, a quien calificó de “impostor”, no le contesta. La ira perdura en el mandatario. Sin embargo, confía en los gobernadores que pueden modificar la ley aprobada en Diputados. El cuerpo de senadores es acosado ahora por la CGT, que desea “una aprobación completa del proyecto de Diputados”. El martes dirigentes cegetistas irán al Congreso. La espera con la tensión lógica se mantiene. Los llamados telefónicos los hace directamente el Presidente. Sus asesores van de un lado a otro. Como no se quedó en Olivos, por lo menos algunas horas, los timbrazos personales también se concretan. Hay encuentros “con todos”, casi personales. No lo dicen, porque se guarda absoluta reserva. Sólo se ven los movimientos de coches que van y vienen o del helicóptero, que en algún momento de cualquier día de este largo fin de semana toma vuelo. Allí, sentado junto al piloto va Macri. Lleva una planilla de nombres. “Hay que buscar una solución a este grave problema”, articula el mandatario.

Lo que sí se observa es que quiere evitar el veto. “No le conviene”, dijo alguien muy cercano. “Las elecciones están acercándose”, dijo otro. Sin embargo, se cuela en la mente del mandatario una sensación peligrosa: “romper ciertas alianzas con la oposición y seguir con Cambiemos y otros aliados”. Es decir, abrirse de ese peronismo que está dentro de la K y buscar “otros rumbos”. Claro, “es una idea que se escuchó por allí”, apuntó otra voz cercana. En fin. Todo puede variar. Eso sí, una consulta hecha por este escriba a un gran sector del peronismo histórico recibió como respuesta: “El peronismo de doctrina siempre estuvo con la ley aprobada en Diputados”. Y añadió: “Los K durante doce años la rechazaron y Macri, en su campaña, fue rotundo en que debía aprobarse”. Reiteramos entonces: no es fácil acertar en anticipar un resultado. Ahora seguimos con una primicia.

Desde la Antártida

Se prepara una serie de eventos para este fin de año y uno a partir de enero con escenario diferente. Mañana, según la agenda, el Presidente irá a recorrer zonas del conurbano. Hablará en cada uno de ellos. Los mensajes están enfocados en el tema Ganancias, según indican, como así en otros pormenores de acción gubernamental. La agenda incluye hasta fin de mes una serie de viajes al interior para “tocar timbres” de vecinos en todos los casos. Pero con una novedad que se generaliza. Invitar a cada familia que encuentre en su timbre a concurrir a la Casa Rosada y seguir la charla ya en un almuerzo o en la intimidad de un café o un té. El “mano a mano” es un estilo que el jefe de Estado ha incorporado a un protocolo oficial. Pero “Crónica” obtuvo una primicia de peso que se está preparando. Un viaje del Presidente a la Antártida para el mes de enero, en cuyo transcurso hablará a todo el país. Existe la posibilidad que en esta oportunidad utilice la cadena nacional de radio y televisión para dirigir un trascendente mensaje. Nada hay decidido aún, pero en la agenda está marcado el propósito.

La realidad

Las fuentes socioeconómicas que brindan números acerca de la situación de bolsillo del ciudadano mantiene un pulso de realidades no muy positivas. En el ámbito de CAME, por ejemplo, se observan variadas reuniones con diferentes sectores donde se logran obtener números precisos del estado de consumo en todo el país. La nomenclatura señala una caída en el consumo y también en sectores que, ante la imposibilidad de mantenerse, bajan sus cortinas. No obstante, en estos días se ha notado cierto crecimiento en las ventas, debido, lógico, a descuentos que se hacen en “algunos” locales de expendio. Los comerciantes alineados en CAME mantienen permanentemente consulta con Osvaldo Cornide, el conductor del organismo, y allí se abrevan de información correcta. EL comentario general es aquel que muestra las cifras que no son las que se desearía obtener, aun cuando en ciertos momentos renacen las posibilidades de superar los problemas con el esfuerzo de todos. La realidad no se puede ocultar.

Simulacro y susto

El empleado que ese día ingresó a la Casa de Gobierno para iniciar sus tareas no sólo se sorprendió, sino que se asustó. Un despliegue técnico contra un incendio se vio reflejado en sirenas y movimientos de un personal rápido que se dirigió hacia el museo de la sede gubernamental. “Se está incendiando”, gritó un desprevenido. Y saben por qué desprevenido?, porque se había avisado de un simulacro en el lugar y tanto ese empleado como otros ni idea tenían. Se puso en marcha el Plan de Evacuación que fue coordinado con la Secretaría General de la Presidencia, la Casa Militar, Granaderos, Policía Federal, Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad, Bomberos, Superintendencia de Riesgos de Trabajo y Defensa Civil de la ciudad de Buenos Aires. La verdad es que la técnica y estilos de salvación puestos en evidencia en esta oportunidad superan recientes procedimientos realizados. Un simulacro que fue calificado de 10 puntos.

Lousteau, ¿diputado?

ECO es una agrupación que apoya a Macri. Allí se identifica Martín Lousteau, embajador en los Estados Unidos. Recuerden que casi le gana a Rodríguez Larreta la jefatura de la ciudad. Ahora es embajador en la Unión. Está en Buenos Aires y entrevista al Presidente. Quiere ser diputado y mañana le va a rendir un homenaje a un gran ciudadano de la democracia: Raúl Ricardo Alfonsín, ex presidente de la Nación. Un radical de alma que siempre defendió los principios y aplaudió a aquellos que lo mantuvieron y lo mantienen. Pero, además, parece que el Presidente quiere escuchar un amplio informe del diplomático y lo recibe en Olivos. Cerramos el capítulo dominical de “Intimidades”. Hasta el domingo.